CONSEJOS

Si habitualmente sufres dolores de espalda y no se te ha diagnosticado una causa médica, lo más probable es que ciertos hábitos posturales dañinos tengan que ver con tus problema.

 

images

      

Y es que, aunque no seamos consciente de ello, las posturas que adoptamos en el día a día con nuestro cuerpo afectan la salud de nuestra espalda. De hecho, tan importante es el mantener una buena postura, que los especialistas han desarrollado toda una serie de recomendaciones al respecto, conocidas como educación postural o higiene postural. 

 

En los casos de pacientes que llevan a cabo rehabilitación física, por ejemplo, la educación postural es una pieza clave en su tratamiento. Pero su utilidad no se limita únicamente a los casos de personas en recuperación. Todos en general podemos beneficiarnos de las técnicas de educación postural para mantener nuestra salud y bienestar físico.

 

En resumen, es muy importante conocer qué hábitos posturales pueden provocar dolores de espalda y cuello, a fin de evitarlos; y adoptar aquellos que ayudan a mantenerlos sana. 

images 1

 


Sobrecarga de la Columna

 

En general, la columna sufre cuando:

 

• Permanecemos mucho tiempo en la mima posición, ya sea de pie, acostados o sentados. 

 

• Adoptamos ciertas posturas que aumentan las curvas fisiológicas de la columna.

 

• Realizamos grandes esfuerzos, o bien pequeños, repetidamente. 

 

• Efectuamos movimientos bruscos o adoptamos posturas muy forzadas.

 

Hábitos Posturales Preventivos

 

Para evitar la sobrecarga de la columna, es recomendable adquirir ciertos hábitos posturales que contribuyen a reducir el esfuerzo y carga que nuestra columna soporta día tras día: 

 

• Al estar de pie: poner siempre un pie más adelantado que el otro y cambiar a menudo de posición. Caminar con buena postura, con la cabeza y el tórax erguidos, siempre con zapatos cómodos de talón bajo.  

 

images 28

Al estar acostado: es mejor situarse boca arriba. Si no consigues dormir en esta postura, puedes probar a hacerlo 

ligeramente de costado. 

• Al estar sentado: mantener la columna vertebral erguida y correctamente alineada, con las plantas de los pies bien apoyadas en el suelo y las rodillas en ángulo recto. Es recomendable levantarse cada hora aproximadamente y realizar algún estiramiento.  

 

• Al cargar peso: doblar las rodillas, no la espalda, siempre con los pies apoyados en una superficie firme y lisa. Levantarse con las piernas y sostener los objetos junto al cuerpo, alzándolos hasta la altura del pecho como máximo. 

 

• Al conducir: es importante adelantar el asiento hasta alcanzar los pedales sin tener que estirar las piernas y con la espalda totalmente apoyada en el respaldo. Las rodillas deben estar al nivel de las caderas o por encima de ellas.

 

• Frente al ordenador: el centro de la pantalla debe quedar a la altura de tus ojos y al frente. El teclado debe estar a una altura conveniente, de manera que tengas que levantar los hombros para escribir. Además, es recomendable apoyar los antebrazos sobre la mesa de trabajo.